LA TEORÍA DE LA TIERRA HUECA

RELATOS DE ALGUNOS CIENTÍFICOS Y PENSADORES SOSTIENEN QUE DEBAJO DE LA TIERRA TODO ES HUECO COMO LA CASCARA DE UN HUEVO. LOS DEFENSORES MÁS ACÉRRIMOS DE ESTA TEORÍA CREEN, INCLUSO, EN LA EXISTENCIA DE UNA CIVILIZACIÓN INTRATERRENA.

.

¿UN MUNDO DEBAJO DE NUESTROS PIES?

.

Imagen1
Algunos sostienen que existe “otro mundo” debajo de la tierra.

La llamada teoría intraterrestre o “tierra hueca” es una creencia en la existencia de civilizaciones subterráneas muy evolucionadas (los intraterrestres).Forma parte de ciertas tradiciones y cultos, y autores concretos han basado sus novelas o escritos en ella, aunque la comunidad científica descarta por completo esta posibilidad. Teóricos conspiracionistas aluden a que el almirante estadounidense y explorador Richard Evelyn Byrd (1888 – 1957) , que sobrevoló el Polo Norte, entró en uno de los agujeros de la supuesta Tierra Hueca.

.

HIPÓTESIS

Los defensores de esta creencia propugnan que existen dos aperturas, una en cada polo, custodiadas en secreto por los gobiernos; también cuevas y sistemas de túneles en todo el planeta Tierra, éstas podrían unir lugares muy distantes por el subsuelo, y por ello, postulan que no sería descabellado que en alguna de ellas se dieran condiciones apropiadas para la vida. Reconociendo que la ciencia no admite vida desarrollada en el interior de la Tierra, consideran que la exploración no ha sido significativa, ya que la máxima perforación, realizada en el Pozo Súper profundo Kola en Siberia, es de 12,24 km, el 0,1% del diámetro terrestre. El escritor de ciencia-ficción y sucesos paranormales Ray Palmer, así como otros autores, creían que la Tierra es hueca y que los OVNIS provienen de una civilización de seres superiores que está oculta en su interior inexplorado.

Edmund Halley, descubridor del cometa, postuló la teoría de la tierra hueca, con océanos, continentes y un sol interno que da vida a una tierra interior y habitada sin noches, con clima tropical y gravedad de 6,7g. Más idónea para nuestro esqueleto. Los defensores se basan en explicar primero que las placas tectónicas no se mueven como nos han contado, es la tierra la que se agranda y sólo puede ocurrir si está hueca, como en los demás planetas. En el centro de las aperturas de cada polo no habría gravedad y el mar se hundiría por ellas hasta dar la vuelta (ruta naval y migratoria). Cuándo se entra por cualquier apertura mientras se bordea la corteza terrestre, de unos 900 kilómetros de espesor, la brújula se vuelve loca. Se cuenta de hombres que han llegado hasta el otro mundo y narrado sus experiencias en la literatura.

.

EVIDENCIAS CONTRARIAS

Las creencias sobre la tierra hueca están basadas en afirmaciones que no han podido ser comprobadas. Los estudios geológicos han podido determinar, gracias a los análisis de ondas sísmicas, que la Tierra está estructurada en capas formadas por roca fundida y otros elementos.

Además de los estudios geológicos, la teoría de la gravedad contradice dichas afirmaciones. Un objeto masivo, como cualquier planeta o estrella, tiende a agruparse gravitacionalmente, conformando cuerpos esféricos y compactos, generalmente logrando el equilibrio hidrostático, pues una esfera sólida reduce al mínimo la energía potencial gravitatoria. Una corteza en forma de cáscara no podría mantener dicho equilibrio hidrostático. En todo caso, la materia no sería capaz de mantenerse estructurada venciendo a la gravedad, sin colapsarse antes.

Asimismo, la masa del planeta, del orden de varios cuatrillones de kg, también evidencia que la hipótesis de la tierra hueca es imposible, ya que, en caso contrario, la masa de la Tierra sería mucho menor, siendo lógicamente muy inferior la gravedad de lo que es realmente.

Finalmente, no existe ninguna imagen o fotografía que indique que exista algún agujero en alguno de los polos de la Tierra. Diversos satélites de órbita polar, como el climático MetOp-A, no han mostrado tal abertura.

.

REFERENCIAS LITERARIAS

.

LA BIBLIA

El apóstol San Pablo escribió lo siguiente: 10 “para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesús, el Cristo, es el Señor, para gloria de Dios Padre“.

En el Apocalipsis: “Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo“.

Sin embargo, hay que considerar que teológicamente, en la cultura judeocristiana la expresión “debajo de la tierra” hace referencia al lugar de los muertos o a la sepultura. Además, antiguamente, debido a la influencia griega, se creía que el infierno estaba ubicado en el interior de la tierra.

.

LITERATURA DE JULIO VERNE

Julio Verne es el autor más representativo con su novela “Viaje al centro de la Tierra” (1864). En este libro se cuentan las aventuras de unos personajes que siguen una ruta intraterrestre, atravesando desde Islandia a Italia, y encontrándose incluso con océanos subterráneos y criaturas prehistóricas.

Se desconoce si Verne creía realmente que el planeta fuese hueco, aunque en otra de sus novelas, “Aventuras del Capitán Hatteras” (1864), uno de los personajes, el doctor Clawbonny, enumera las teorías de la época para luego descartarlas.

Imagen2
Julio Verne imaginó un viaje a un mundo en el centro de la Tierra.

.

LITERATURA DE EDGAR ALLAN POE

La novela de Edgar Allan Poe, “La narración de Arthur Gordon Pym” (1833), es una de sus obras más controvertidas, extrañas y enigmáticas, que relata como el héroe y su compañero tiene un terrorífico encuentro con seres del interior de la Tierra.

.

LITERATURA DE H.P. LOVECRAFT

La sombra más allá del tiempo” (1936) de H.P. Lovecraft transportó el tema a la época actual describiendo una raza antigua y subterránea que dominó la Tierra hace 150 millones de años y que, desde entonces, en el refugio de la Tierra interior, ha inventado aviones y vehículos atómicos, y domina el viaje en el tiempo y la percepción extrasensorial.

.

ETIDORHPA DE JOHN URI LLOYD

Este extraño libro fue auto editado en 1895 por su autor, relata en parte un viaje al interior de la tierra mostrando varias especulaciones científicas y metafísicas. Trata sobre una visita casi fantasmal a un estudioso de lo oculto que viene a relatar su pasado como miembro de una logia a la que traicionó develando sus secretos, teniendo como castigo un viaje al interior de la Tierra, abandonando su humanidad paulatinamente para ser depositario de conocimientos y para algo más… Un viaje hasta ETIDORHPA. Este libro fue finalmente traducido al español después de casi 120 años de forma independiente.

.

TEORÍAS Y REFERENCIAS MÍSTICAS Y CULTURALES

.

ORIGEN DE LOS SERES INSTRATERRESTRES EN CIVILIZACIONES ANTIGUAS

El mito de “Agharta“, al igual que “Shambhala“, proclama, desde los inicios del movimiento teosofista, la existencia de un hipotético Rey del Mundo, que según las creencias esotéricas controlaría nuestro planeta desde hace siglos desde una civilización subterránea avanzada cercana al Himalaya.

También se relaciona con esta hipótesis el mito de la Cueva de los Tayos y las supuestas placas de oro que se encontraron en la misma, que los creyentes indican que habrían sido escritas por una avanzada civilización subterránea, y que explicarían el origen de la humanidad. Por otro lado las antiguas creencias en Galicia sobre los “Mouros“hablan acerca de un pueblo subterráneo con mucha riqueza y que controla la magia.

.

ORIGEN EN LOS HABITANTES DE LOS CONTINENTES PERDIDOS

Hay autores que han propuesto que los habitantes del interior de la Tierra podrían tener su origen en supuestos supervivientes de continentes desaparecidos del Atlántico y del Pacífico, como la Atlántida, Lemuria, etc. Siendo una civilización actualmente mucho más desarrollada que la nuestra. Estos autores también especulan que ellos se comunicarían con la superficie o incluso con seres de otros mundos mediante supuestas “puertas oceánicas” (como el Triángulo de las Bermudas) u otros lugares, como cimas de montañas o lugares de poder, por ejemplo: Stonehenge o Finisterre.

.

ORIGEN EXTRATERRESTRE

Existen asimismo varias teorías que ponen a estos seres intraterrestres como seres originalmente venidos de otros mundos (extraterrestres) mucho antes de la aparición del ser humano, y que habrían escogido estos túneles subterráneos como lugares para vivir. Es por ello que hay quienes indican que también deberían ser estudiados por la ufología.

Imagen3
Muchos autores proponen que los supuestos habitantes de la “intraTierra” son en realidad seres venidos de otros mundos del universo.

.

.

EVIDENCIAS QUE PODRÍAN CORROBORAR LA TEORÍA

.

Imagen4
A principios de 1970, la Administración del Servicio de Ciencia del Medio Ambiente (ESSA), perteneciente al Departamento de Comercio de los Estados Unidos, proporcionó a la prensa unas fotografías del Polo Norte tomadas por el satélite ESSA-7, el 23 de noviembre de 1968.

Durante muchos años se creyó que la Tierra era hueca, pero hasta 1968 no hubo ninguna prueba de ello. Ese año, unas fotos tomadas por un satélite mostraban claramente un agujero enorme en el Polo Norte.

Una de las fotografías mostraba el Polo Norte cubierto por la acostumbrada capa de nubes; la otra, que mostraba la misma zona sin nubes, revelaba un inmenso agujero donde hubiera debido estar el Polo. El ESSA estaba lejos de sospechar que sus fotos rutinarias de reconocimiento atmosférico iban a contribuir a despertar una de las controversias más sensacionales y célebres de la historia de los OVNIS.

En el número de junio de 1970 de la revista Flying Saucers, el editor y ufólogo Ray Palmer reprodujo las fotos del satélite ESSA-7  junto con un artículo en el que manifestaba que el agujero de la foto era real.

Durante mucho tiempo, Ray Palmer y otros ufólogos habían creído que la Tierra es hueca, y que los OVNIS provienen y retornan a una civilización de seres superiores que está oculta en su interior inexplorado. En 1970, gracias al apoyo de una fotografía en que aparecía el enorme agujero del Polo Norte, Palmer pudo por fin asegurar que la super-raza subterránea existía y probablemente se podía llegar hasta ella a través de los agujeros de los polos Norte y Sur.

En los números siguientes de Flying Saucers apoyó su teoría resucitando otra antigua controversia sobre la “Tierra hueca”: la de las famosas expediciones del vicealmirante Richard E. Byrd a los polos Norte y Sur.

.

.

EL PRIMER TESTIGO.

Imagen5
El vicealmirante Richard E. Byrd de la US Navy.

.

El vicealmirante Richard Evelyn Byrd  (1888 – 1957) de la US Navy fue un distinguido aviador pionero y explorador polar que sobrevoló el Polo Norte el 9 de mayo de 1926 y dirigió numerosas expediciones a la Antártida, incluyendo un vuelo sobre el Polo Sur el 29 de noviembre de 1929. Entre 1946 y 1947, llevó a cabo la operación a gran escala llamadaHigh Jump” (Salto Alto), durante la cual descubrió y cartografió 1.390.000 km2 de territorio antártico.

Las famosas expediciones de Byrd entraron por vez primera en la controversia de la Tierra hueca cuando varios artículos y libros -especialmente “Worlds beyond the Poles” (Mundos más allá de los Polos), de Amadeo Giannini pretendieron que Byrd había en realidad volado no por encima del Polo, sino hacia dentro de los grandes agujeros que llevan al interior de la Tierra. Ray Palmer, basándose principalmente en el libro de Giannini, introdujo esta teoría en el número de diciembre de 1959 de su revista y, a raíz de ello, mantuvo una voluminosa correspondencia al respecto.

Según Giannini y Palmer, el vicealmirante Byrd anunció en febrero de 1947, antes de un supuesto viaje de 2.750 km. a través del Polo Norte: “Me gustaría ver la tierra más allá del Polo. Esa área más allá del Polo es el centro del Gran Enigma.

Giannini y Palmer decían también que, durante su supuesto vuelo sobre el Polo Norte en 1947, el vicealmirante Byrd comunicó por radio que veía debajo de él, no nieve, sino áreas de tierra con montañas, bosques, vegetación, lagos y ríos y, entre la maleza, un extraño animal que parecía un mamut.

También, siempre según Giannini y Palmer, en enero de 1956, después de dirigir otra expedición a la Antártida, el vicealmirante Byrd había manifestado que su expedición había explorado 3.700 km. más allá del Polo Sur y, además, justo antes de su muerte, Byrd había dicho de la tierra más allá del Polo que era “un continente encantado en el cielo, tierra de misterio permanente”. Esa tierra, según otras teorías, era la legendaria Ciudad del Arco Iris, cuna de una fabulosa civilización perdida.

Para Giannini y Palmer, los comentarios atribuidos al vicealmirante Byrd no hacían más que confirmar lo que ellos habían sospechado siempre: que la Tierra tiene una forma “extraña” en los Polos, algo parecido a un “donut”, con una depresión que, o bien se hunde muchos kilómetros en las entrañas de la Tierra, o forma un agujero gigante que pasa a través del eje de la Tierra, de un polo a otro.

Dado que, por razones geográficas, es imposible volar 2.750 km. Más allá del Polo Norte o 3.700 km. Más allá del Polo Sur sin ver agua, es lógico pensar que el vicealmirante Byrd debe haber volado hacia dentro de las enormes cavidades convexas de los polos, dentro del Gran Enigma del interior de la Tierra y que, si hubiera seguido adelante, habría llegado a la base secreta de los OVNIS que pertenecen a la super-raza oculta, quizás la legendaria “Ciudad del Arco Iris” que Byrd habría visto reflejada en el cielo.

La posibilidad de que la Tierra sea hueca, de que se pueda entrar en ella a través de los polos Norte y Sur, y de que civilizaciones secretas florezcan en su interior, ha espoleado las imaginaciones desde tiempo inmemorial.

Así, el héroe babilonio Gilgamesh visitó a su antepasado Utnapishtim en las entrañas de la Tierra; en la mitología griega, Orfeo trata de rescatar a Eurídice del infierno subterráneo; se decía que los faraones de Egipto se comunicaban con el mundo inferior, al cual accedían a través de túneles secretos ocultos en las pirámides; y los budistas creían (y creen todavía) que millones de personas viven en Agharta, un paraíso subterráneo gobernado por el rey del mundo.

El mundo científico no fue inmune a esta teoría: Leonard Euler, un genio matemático del siglo XVIII dedujo que la Tierra era hueca, que contenía un sol central y que estaba habitada; y el doctor Edmund Halley, descubridor del cometa Halley y astrónomo real de Inglaterra en el siglo XVIII también creía que la Tierra era hueca y albergaba en su interior tres plantas.

Estas y otras obras de ficción mantuvieron vivo el interés por la posibilidad de que la Tierra fuera hueca y de que escondiera otras civilizaciones. Así, cuando se avistaron los primeros 0VNIS en Estados Unidos en 1947 y la “ufomanía” azotó el país primero y el mundo después, surgieron dos teorías para explicarlos.

Los OVNIS debían ser o bien naves extraterrestres de alguna galaxia lejana, o pertenecían a seres avanzadísimos que habitaban en el interior de la Tierra. Estas teorías llevaron a recuperar las leyendas de las civilizaciones “perdidas” de la Atlántida y de Thule, en la creencia de que esta última se hallaba en el Ártico (no se debe confundir con Dundas, antes Thule, el enclave esquimal en Groenlandia, que es hoy una base aérea de los Estados Unidos y centro de comunicaciones).

No obstante, se creía también que otra posible fuente de procedencia de los 0VNIS se hablaba en la Antártida. Esta teoría surgió a raíz de la publicación del convincente libro de John G. Fuller, “El viaje interrumpido” (1966), en el que el autor relata la historia de Betty y Barney Hill, un matrimonio americano que, durante un tratamiento psiquiátrico debido a un inexplicable periodo de amnesia, recordó bajo hipnosis que habían sido raptados por extraterrestres, examinados en el interior de un platillo volador e informados de que los extraterrestres tenían bases en toda la Tierra, algunas en el fondo del mar y al menos una en la Antártida.

De este modo, cuando Ray Palmer publicó su controvertida teoría en 1970, los ufólogos y creyentes en la Tierra hueca quedaron a la expectativa. ¿Se trataba de las pruebas concluyentes?

Pero los argumentos que Palmer aducía se revelaron extremadamente endebles. Todas las investigaciones llevadas a cabo desde entonces no han logrado confirmar ninguna de las afirmaciones atribuidas por Giannini y Palmer al vicealmirante Byrd; ni siquiera se ha confirmado su vuelo sobre el Polo Norte en febrero de 1947 (lo cierto es que Byrd sobrevoló el Polo Sur en esa fecha, en el transcurso de la operación High Jump).

Incluso suponiendo que Byrd hiciera dichos comentarios, es más lógico creer que “la tierra más allá del Polo” y el “Gran Enigma” son formas de aludir a las regiones aún inexploradas, más que a continentes escondidos en el interior de la Tierra, y que el “continente encantado en el cielo” era únicamente una descripción de un fenómeno corriente en las latitudes antárticas: una especie de espejismo que trae el reflejo de tierras lejanas.

A pesar de que se ha demostrado la inexactitud del pretendido viaje de Byrd al Polo Norte, hay algunas personas que afirman haber visto un noticiario sobre dicha expedición al Polo Norte, en el que se veían “sus montañas, árboles, ríos y un gran animal identificado como un mamut”.

Una mujer escribió a Ray Palmer acerca de este noticiario, asegurando que lo había visto en White Plains, New York, en 1929. Sin embargo, este documental no está registrado en ningún archivo. ¿Se trata quizá de una artimaña del Gobierno de los Estados Unidos? ¿O quizá esa película no existió nunca? Es curioso cómo algunas personas creen “recordar” de buena fe una película que con casi total certeza nunca ha existido -al parecer, muchos de nuestros primeros recuerdos son “inventados”, y proceden de cosas que nos han contado luego o que hemos imaginado.

.

SEGÚN BYRD, Y DE ACUERDO CON SU DIARIO:

“Hemos sobrevolado en total unos 25.900 km2 de la Tierra más allá del Polo. Como era de esperar, aunque resulta decepcionante decirlo, no se observaba ninguna característica importante más allá del Polo. Sólo el inmenso desierto blanco que cubría el horizonte.”

Asimismo, la leyenda sobre la Ciudad del Arco Iris puede derivar de una mala interpretación de las palabras de Byrd: Podía haberse llamado la “Avenida de los Arco Iris Helados“. Al este y al Oeste se alzaban grandes montañas. Algunas no estaban cubiertas por el hielo; eran negras como el carbón o de un rojo ladrillo. Otras estaban cubiertas de hielo por completo. Estas parecían cataratas gigantescas. Allí donde el sol tocaba sus picos y laderas, la luz se reflejaba en toda una gama de colores. Había una mezcla de azules, púrpuras y verdes tal como pocas veces ha visto el hombre.

Ateniéndonos a las palabras de Byrd, podemos observar que no vio tierras verdes y frondosas ni mamuts más allá del Polo Sur; la cifra de 2.750 km. Es errónea o exagerada; la Ciudad del Arco Iris no tiene otra realidad que lo que Byrd describió como Arco Iris Helados, un simple fenómeno atmosférico.

No obstante, ¿podría ser hueca la Tierra? De nuevo, la respuesta ha de ser negativa. Al contrario de lo que sucedía con los primeros teóricos de la Tierra hueca, las propiedades físicas y la estructura del interior de la Tierra pueden medirse hoy exactamente con sismógrafos y computadoras electrónicas.

Lejos de ser hueca, la Tierra está compuesta de cuatro capas principales: la corteza, el manto, el núcleo y el nucléolo. La corteza de granito y roca basáltica tiene un grosor de 30 a 40 km. (mucho más delgada en las fosas oceánicas). Debajo de la corteza está el manto, que se extiende hacia abajo durante 2 900 km, y es sólida y compuesta de silicatos de magnesio, hierro, calcio y aluminio.

Y debajo de esto está el núcleo, que se cree debe estar compuesto principalmente de hierro en estado de fusión. Finalmente, a una profundidad de unos 5.090 km. está el nucléolo, que es posible que sea sólido como resultado de la congelación del hierro bajo la extraordinaria presión de unas 3.200.000 atmósferas. Aunque muchos detalles no son más que hipótesis en espera de que los avances de la ciencia nos permitan confirmarlas.

.

EL ENIGMA DE LA FOTO SATELITAL RESUELTO.

¿Y qué hay del enorme agujero que se podía observar en la fotografía de las regiones árticas? La explicación es ridículamente simple y se le podría haber ocurrido a cualquier niño inteligente que supiera algo sobre la rotación diaria de la Tierra. Por desgracia, los entusiastas de la teoría de la Tierra hueca tomaron dicha fotografía como “prueba” sin antes consultar con nadie mínimamente experto en el asunto.

La fotografía es un mosaico de imágenes de televisión tomadas por el satélite durante 24 horas, que muestran la Tierra desde diversos ángulos. Las imágenes fueron procesadas por una computadora y unidas de modo que formasen una vista total de la Tierra como si el observador se hallase en un punto directamente encima del Polo.

Durante esas 24 horas, todos los puntos en las latitudes ecuatoriales y medias recibieron luz solar durante algún periodo de tiempo, y aparecen iluminados en la fotografía compuesta. Pero las regiones cercanas al Polo estaban en ese momento sumidas en la oscuridad permanente del invierno ártico. Por ello hay una área no iluminada en el centro de la foto.

Aún así. Según rumores, lo que sí han fotografiado los satélites han sido Ovnis entrando y saliendo de los polos. Como si en ellos existieran puertas. ¿A dónde? Debajo de nuestros pies, ¿se ocultan muchos misterios?…

.

 

LA TIERRA ES HUECA Y TIENE DOS APERTURAS POLARES

¿Sabía usted que la NASA falsifica las fotografías de la tierra y del resto de los planetas del sistema solar?, y esto lo hace para ocultar que todos ellos son huecos, con aperturas polares, y con un sol interno. Esto lo voy a demostrar con el siguiente reportaje gráfico.

1- Para empezar, entre usted en este sitio Web: http://maps.live.com , y luego haga clic arriba a la izquierda, donde pone 3D, para descargar la versión en tres dimensiones de esa cartografía de la NASA.

2- Abajo a la derecha verá que dicha cartografía corresponde a la NASA, es decir, no es una cartografía cualquiera, sino que corresponde a fotografías de satélite tomadas por la NASA desde el espacio.

3- Ahora con el ratón mueva el mapa, y diríjase hacia la Antártida, y poco a poco aumente la imagen con la rueda del ratón.

Imagen6
¿Qué es lo que usted ve en el centro de la Antártida? ¿Es acaso ese apenas visible círculo en el polo sur, una entrada a un mundo subterráneo  Los demás planetas del sistema solar parecen tener la misma anormalidad.

.

Imagen7                                                                             Imagen8

El 12 de marzo del 2001, el internauta R.Sauquere envió esta foto en color que proviene del siguiente sitio (Sitio completamente científico que estudia los fenómenos oceanográficos y otros): http://www.obs-mip.fr/omp/legos/francais/rech/calottes/index.htm Esta foto viene a confirmar lo que se está escondiendo realmente al mundo entero. (Nota de Tito Martínez: esta foto en color de la Antártida, tomada por un satélite es aún más impresionante que las anteriores, corresponde a la Apertura Polar Sur, en ella la censura gubernamental norteamericana también ha eliminado dicha Apertura Polar, para ocultar su existencia).

.

.

¿EL MUNDO DEL INTERIOR DE LA TIERRA?

Desde hace más de noventa años -pero no más de eso-, se viene enseñando que la Tierra es una especie de bocha maciza, con una sucesión de núcleos incandescentes compuesto de silicio y hierro, otro de níquel y hierro, un manto o costra silícica, etc… En general, una misma teoría con algunos matices. Pero esa teoría expuesta desde 1907 en cada manual escolar y en las documentales cinematográficas y televisivas, no es otra cosa que una burda teoría. Y ésta afirmación no es una opinión personal, sino que para enseñar algo como una verdad absoluta e indiscutible, es necesario tener las pruebas suficientes, o por lo menos -para defender una tesis- ésta debe ser razonable desde todos los puntos de vista posible. La teoría de la tierra maciza es demostradamente imposible desde el punto de vista de la física y de la astrofísica, pues tendría una masa tal que atraería a todos los planetas del sistema, y posiblemente sería más pesada que el sol. Pero los astrofísicos con más posibilidad de dar a conocer estas cosas al público, se hallan comprometidos con los intereses que manejan económica y políticamente al mundo. Esos intereses no desean que el hombre de esta civilización encuentre otras alternativas de vida, otras formas políticas que no estén basadas en el dominio de unos pocos, otras sociedades donde no exista el dinero como instrumento de ese dominio, y menos aún desean que el hombre considere que existen otros hombres -ya sean intra o extraterrestres- con los cuales convenga relacionarse, dejando de obedecer a los gobernantes de pesos y políticos terrestres. Tampoco la Tierra puede ser maciza desde el punto de vista más elemental de la física, pues además de que la gravedad sería suficiente como para que fuésemos más chatos que una mantaraya, el hecho de ser incandescente y maciza, habría causado -millones de años atrás- que se partiera, convirtiéndose en un montón de guijarros dispersos.

Imagen9

.

.

EL ASOMBROSO DIARIO DEL ALMIRANTE RICHARD E. BYRD

.

De la revista NONSIAMOSOLI de enero / marzo 1998

.

En nuestro poder obra un microfilm de 685 páginas que contiene la clasificación del material de exploración y el diario del Almirante estadounidense, Richard Evelyn Byrd, que relaciona su aventura en el Polo Norte, en el año 1925, y no solo de este año. Como en todos los diarios de los grandes exploradores, se han encontrado, entre las páginas “blancas”, declaraciones que, como poco, son impresionantes e inesperadas.

PORTADA DEL DIARIO DE RICHARD BYRD, ESCRITO EN 1925. HA SIDO PUBLICADO RECIENTEMENTE POR RAIMUND E. GOERLER,JEFE DEL ARCHIVO DEL “POLAR BYRD RESEARCH CENTER“, DE LA UNIVERSIDAD DE COLUMBUS – OHIO (ESTADOS UNIDOS)- ENTRE LAS PÁGINAS “BLANCAS”, BYRD ESCRIBIÓ ASTUTAMENTE SU AVENTURA AL CENTRO DE LA TIERRA, ACAECIDO EL 19 DE FEBRERO DE 1947, ENTRANDO POR LA ABERTURA DINÁMICA DEL ANTÁRTICO.

Finalmente, en 1955 – 1956, organizó una quinta expedición antártica, llamada “Operación Hielo Intenso”, en la cual, por motivos de salud, no tomó parte de modo relevante. Inició, en cambio, la grandiosa expedición norteamericana encaminada a las investigaciones científicas del Año Geofísico Internacional, en 1957. Byrd, desgraciadamente, no pudo asistir al cumplimiento de la que, en gran parte, fue obra suya, ni a la total ejecución de sus programas de trabajo, lo cual no le evitó la satisfacción de poder efectuar otro vuelo fantástico a aquella tierra que llamó “El gran desconocido”. Falleció ese año.

Ahora, ocupémonos de su diario, que forma parte de una colección considerable de material que actualmente se encuentra en el Centro de Investigación Polar Byrd, de la Universidad del Estado de Columbus (Ohio, Estados Unidos).

Imagen10
EL ALMIRANTE BYRD A BORDO DE UN AVIÓN, DURANTE UN VUELO DE RECONOCIMIENTO

Con la ayuda del Departamento de Educación de Estados Unidos, se ha conseguido recopilar en estos últimos años una enorme cantidad de hallazgos históricos relacionados con sus numerosas expediciones polares. El Dr. Raimund E. Goerler, jefe del archivo del Centro Polar, al transcribir el contenido del diario de 1925, entre las páginas “blancas”, encontró una serie de fascinantes, increíbles y extraordinarias informaciones, con fecha 19 de Febrero de 1947. No tienen nada que ver con la valerosa exploración ártica, refiriéndose exclusivamente a la aventura maravillosa del Almirante durante su cuarta expedición al Polo Sur; un simple detalle, pero muy astuto por parte de Byrd, que rehabilita totalmente su obra y su memoria en la historia de las exploraciones del planeta Tierra.

.

TEXTO ÍNTEGRO
Debo escribir este diario a escondidas y en absoluto secreto. Relaciona mi vuelo a la Antártida, de fecha 19 de Febrero de 1947. Llegará un tiempo en que la racionalidad de los hombres deberá disolverse en la nada, y se deberá entonces aceptar la verdad ineludible. Yo no tengo la libertad para difundir la documentación que sigue a continuación; tal vez no se publicará nunca, pero debo, a pesar de todo, cumplir con mi deber y relacionarla aquí, con la esperanza de que algún día todos puedan leerla, en un mundo en que el egoísmo y la codicia de ciertos hombres no puedan ya suprimir la verdad”.

.
19 DE FEBRERO DE 1947
Hora-: Toda la preparación para nuestro viaje se ha completado, y estamos volando con el depósito lleno de carburante, a las ….horas.
Hora-: Ajustado el flujo de carburante en el motor derecho, y el “Pratt Whitneys” vuela tranquilamente
Hora-: Control de la posición con el sextante; nuevo control de proa con brújula; efectuado un leve cambio de dirección, y estamos en la ruta establecida.
Hora-: Control de radio con el campamento base; todo está en su sitio y la recepción es normal.
Hora-: Se nota una leve pérdida de aceite del motor derecho; sin embargo, el indicador de la presión parece normal.
Hora-: Notada una ligera turbulencia por el este, a una altitud de 2321 pies; corrección a 1700 pies; la turbulencia cesa, pero aumenta el viento de cola; pequeño ajuste de la palanca manual; el avión procede ahora normalmente.
Hora-: Control de radio con el campamento base; situación normal.
Hora-: De nuevo una turbulencia, a 2.900 pies de altitud; de nuevo óptimas condiciones de vuelo.
Hora-: Extensiones de hielo y nieve por debajo nuestro; notadas unas coloraciones amarillentas con dibujos lineales; alterado el curso para examinar mejor estas configuraciones coloreadas; notadas también coloraciones violáceas y rosáceas. Controlada esta área con dos giros completos y se vuelve a ruta establecida. Efectuado un nuevo control de posición con el campamento base, informando sobre las coloraciones en el hielo y en la nieve por debajo nuestro.
Hora-: Tanto la brújula magnética como la aguja giroscópica empiezan a girar y a oscilar; no es posible mantener nuestra ruta con la instrumentación. Retomamos la dirección con la brújula solar y todo parece ahora en su sitio. Los controles parece que responden y funcionan lentamente, pero no hay indicación de congelación.

Hora-: A lo lejos, parece que hay unas montañas.

Hora-: Han transcurrido 29 minutos de vuelo desde el primer avistamiento de montañas; no se trata de una alucinación. Es una pequeña cadena montañosa que nunca había visto antes.

Hora-: Cambio de altitud a 2950 pies; de nuevo una fuerte turbulencia.

Hora-: Estamos sobrevolando la pequeña cadena de montañas y continuamos hacia el norte, por lo que podemos verificar. Más allá de las montañas, hay algo que parece ser un valle con un pequeño río o riachuelo que fluye a la parte central. ¡No debería haber ningún valle verde aquí abajo! ¡Hay algo decididamente extraño y anormal aquí! ¡Deberíamos sobrevolar solo hielo y nieve! A la izquierda hay grandes bosques, a los lados de las montañas. Nuestros instrumentos de navegación giran todavía como enloquecidos; el giroscopio oscila hacia delante y hacia atrás.

Hora-: Cambio de altitud a 1.400 pies y efectúo un apurado giro completo hacia la izquierda para examinar mejor el valle por debajo nuestro. Es verde, con musgo y hierba muy abundante. La luz aquí parece diferente. Ya no consigo ver el sol. Damos otro giro a la izquierda y divisamos lo que parece ser una especie de gran animal. ¡Parece un elefante! ¡No! ¡Parece ser un mamut! ¡Es increíble pero es así! Descendemos a 1.000 pies y tomo unos anteojos para examinar mejor al animal. Queda confirmado; se trata sin lugar a dudas, de un animal parecido al mamut. Informo de esta noticia al campamento base.

Hora-: Encontramos otras colinas verdes. El indicador de la temperatura externa señala 24 grados centígrados, y continuamos nuestra ruta. Los instrumentos de navegación ahora parecen normales. Estoy perplejo ante sus reacciones. Intento contactar con el campamento base, pero la radio no funciona.

Hora-: El paisaje, por debajo nuestro, está más nivelado y normal, si es que hay que usar esta palabra. ¡Ante nosotros divisamos lo que parece ser una ciudad! ¡Es imposible! El avión parece ligero y extrañamente flotante. ¡Los controles no responden! ¡Dios mío!¡A nuestra derecha y a nuestra izquierda hay aparatos de una extraña forma! ¡Se acercan y algo irradia de ellos! ¡Ahora están bastante cerca para poder ver sus insignias! ¡Hay un símbolo extraño!¡No lo revelaré! ¡Es fantástico! ¿Dónde estamos? ¿Qué está sucediendo? Una vez más tomo decididamente los mandos. ¡Nos mantenemos firmemente suspendidos bajo el control de una especie de soporte de acero invisible!

Hora-: Nuestra radio hace un ruido extraño y, de repente, se oye una voz que habla en inglés, con un acento que parece nórdico o alemán. El mensaje es: “¡Bienvenido a nuestro territorio, Almirante! Os haremos aterrizar exactamente dentro de siete minutos. Relájese, Almirante, está en buenas manos”. Me doy cuenta que los motores de nuestro avión están apagados. Nuestro aparato está bajo un extraño control, y ahora gira sobre si mismo. Los mandos están inutilizados.

Hora-: Recibimos otro mensaje por radio. Estamos a punto de proceder para el aterrizaje y, en breve, el avión vibra ligeramente, empezando a descender como sostenido por un enorme e invisible ascensor.

Hora-: Estoy haciendo una última y rápida anotación en el diario de a bordo. Algunos hombres se están acercando a pie al avión; son altos y tienen los cabellos rubios. A lo lejos, hay una gran ciudad resplandeciente, que vibra con la gama de colores del arco iris. No sé qué sucederá ahora, pero no veo rastro de armas en aquellos que se aproximan. Ahora oigo una voz que me ordena, llamándome por mi nombre, que abra la puerta del avión. Cumplo la orden.

antartidamioceno12
¿Avistó Byrd algún paraíso desconocido escondido entre los hielos de la Antártida?

.

 

FIN DEL DIARIO DE ABORDO

Desde este punto en adelante, escribo los acontecimientos que siguen aflorando a la memoria.
Lo que sigue a continuación, roza la imaginación y parecería una locura si no hubiese sucedido de verdad.
El técnico y yo fuimos retirados del avión y acogidos de modo cordial. Después, subimos a un pequeño medio de transporte, parecido a una plataforma, ¡pero sin ruedas! Nos condujo hasta la ciudad resplandeciente con gran celeridad. Mientras nos acercábamos, la ciudad parecía estar hecha de cristal. En poco tiempo, llegamos a un gran edificio, con una forma que jamás había visto antes; parecía haber salido de los dibujos de Frank Lloyd Wright, o quizás, más precisamente, de una escena de Buck Rogers. Se nos ofreció una especie de bebida caliente, de algo que nunca había saboreado antes; era deliciosa. Después de unos diez minutos, dos de nuestros admirables anfitriones vinieron a nuestro alojamiento invitándome a seguirles. No tenía otra opción que obedecer. Dejé a mi técnico de radio y anduvimos un poco hasta entrar en lo que parecía ser un ascensor. Bajamos durante algunos instantes y el ascensor se detuvo, deslizándose la puerta hacia arriba silenciosamente. Luego continuamos por un largo pasillo iluminado por una luz rosácea que parecía salir de las mismas paredes. Uno de los seres hizo un signo y nos detuvimos frente a una gran puerta, por encima de la cual había un escrito que no supe leer. La gran puerta se abrió sin hacer ruido y fui invitado a entrar. Uno de los anfitriones dijo: “No tenga miedo, Almirante; está a punto de tener un coloquio con el Maestro”. Entré y mis ojos se fijaron lentamente en el maravilloso colorido que llenaba totalmente la habitación. Entonces empecé a ver lo que me rodeaba; lo que aparecía ante mis ojos era lo más estupendo que he visto en toda mi vida. En efecto, la vista era demasiado magnífica para poder ser descrita, era deliciosa. No creo que existan términos humanos para describir sus detalles justamente. Mis pensamientos fueron interrumpidos dulcemente por una voz cálida y melodiosa, que dijo: “Le doy la bienvenida a nuestro territorio, Almirante” Vi a un hombre de rasgos delicados, de edad avanzada tal como denotaba su rostro, que estaba sentado a una gran mesa. Me invitó a sentarme en una de las sillas; una vez me senté, juntó las puntas de los dedos y me sonrió. De nuevo, habló dulcemente y me dijo lo siguiente: “Le hemos dejado entrar aquí, porque usted tiene carácter noble y bien conocido en el mundo de la superficie, Almirante”. Al oír estas palabras, mundo de la superficie, ¡casi me quedé sin aliento!

“Si,- insistió el Maestro con una sonrisa- usted se encuentra en el territorio de los Arianos, el mundo subterráneo de la Tierra. No retrasaremos mucho tiempo su misión y seréis escoltados hacia la superficie, y un poco más allá, sin peligro alguno. Pero ahora, Almirante, le diré el motivo de que haya sido convocado hasta aquí. Nuestro interés, exactamente, empezó inmediatamente después de la explosión de las primeras bombas atómicas, por parte de vuestra raza, sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón. Fue en aquel momento de inquietud que enviamos a vuestro mundo de superficie nuestros medios volantes, los “Flugelrads”, para investigar lo que vuestra raza había hecho; pero esto, obviamente, ya es historia pasada, y permítame continuar, Almirante. Fíjese que nosotros nunca hemos interferido hasta ahora en las guerras y en las barbaries de vuestra raza, pero ahora debemos hacerlo, ya que vosotros habéis aprendido a manipular un tipo de energía, la atómica, que no está hecha en absoluto para el hombre. Nuestros emisarios ya han entregado mensajes a las potencias de vuestro mundo, y, sin embargo, éstas no han prestado atención. Ahora, usted ha sido elegido para ser testigo de que nuestro mundo existe. Tenga en cuenta que nuestra cultura y nuestra ciencia están más avanzadas, en varios miles de años, respecto a las vuestras, Almirante”. Le interrumpí, diciéndole: “¿Pero todo esto, que tiene que ver conmigo, señor?”. Los ojos del Maestro parecieron penetrar profundamente en mi mente y, después de haberme escudriñado un poco, respondió: “Vuestra raza ha llegado a un punto irreversible, del “no retorno”, porque entre vosotros hay algunos que destruirán totalmente vuestro mundo, antes de renunciar al poder tal como lo conocen…”.

Asentí y el Maestro continuó hablando: “Desde 1945 en adelante, hemos intentado entrar en contacto con vuestra raza, pero nuestros esfuerzos han sido acogidos con hostilidad; dispararon contra nuestros “Flugelrads”.

images
¿Son los OVNIs vistos durante mucho tiempo, los “Flugelrads” o vehiculos de una supuesta civilización intraterrena?

Si, fueron también perseguidos con maldad y adversidad por vuestros aviones de combate. Por consiguiente, ahora hijo mío, le digo que hay una gran tempestad en el horizonte para vuestro mundo, una furia negra que no cesará durante varios años. No habrá defensa en vuestras armas; no habrá seguridad en vuestra ciencia. Se desatará hasta que cada vestigio de vuestra cultura sea pisoteado; todas las cosas humanas quedarán dispersas en el caos. La reciente guerra ha sido solamente un preludio a cuánto debe todavía suceder a vuestra raza. Nosotros, desde aquí, podemos verlo más claramente en todo momento. ¿Creo que me equivoco?”. “No,- respondí- ya sucedió una vez en el pasado; llegaron los años oscuros durante cincuenta años”. “Si, hijo mío- replicó el Maestro-, los años oscuros que llegarán ahora para vuestra raza envolverán la Tierra como un manto; pero creo que algunos entre vosotros sobrevivirán a la tempestad; aparte de esto, no sé nada más. Nosotros vemos en un futuro lejano re emerger, desde las ruinas de vuestra raza, un mundo nuevo, en busca de sus legendarios tesoros perdidos, y estos estarán aquí, hijo mío, estando seguros en nuestro poder. Cuando llegue el momento, nos adelantaremos de nuevo para ayudar a vuestra cultura y a vuestra cultura y a vuestra raza a vivir de nuevo. Tal vez para entonces hayáis aprendido la futilidad de la guerra y de su lucha, y después de este momento, una parte de vuestra cultura y ciencia os serán restituidas, de modo que vuestra raza pueda volver a empezar de nuevo. Usted, hijo mío, debe volver al mundo de la superficie con este mensaje…”.

Con estas palabras concluyentes, nuestro encuentro parecía llegar a su fin. Por un momento, me pareció vivir un sueño; sin embargo, sabía que aquella era la realidad y, por alguna extraña razón, me incliné levemente, no sé si por respeto o humildad. De repente, me di cuenta que los dos fantásticos acompañantes que me habían conducido hasta aquí, estaban de nuevo a mi lado. “Por aquí, Almirante”, me indicó uno de ellos; me giré, una vez más, antes de salir y miré hacia el Maestro; en el delicado rostro del anciano se apreciaba una dulce sonrisa.”Adiós, hijo mío”, me dijo, e hizo un gesto suave con su delicada mano, un gesto de paz, terminando así, de modo definitivo, nuestro encuentro. Salimos velozmente de la habitación del Maestro por la gran puerta y entramos otra vez en el ascensor; la puerta de éste se abrió hacia abajo silenciosamente y nos movimos enseguida hacia arriba. Uno de los acompañantes me dijo:”Ahora debemos darnos prisa, Almirante, ya que el Maestro no quiere retrasar más vuestro programa previsto, y debéis regresar a donde está vuestra raza con su mensaje”. No dije nada; todo esto era casi inconcebible y, una vez más, mis pensamientos se interrumpieron apenas nos detuvimos. Llegué a la habitación y me reuní de nuevo con mi técnico de radio, el cual tenía una expresión de ansia en su cara. Acercándome a él le dije:”Todo va bien, Howie; todo va bien”. Los dos seres nos señalaron hacia donde estaba esperando el medio de locomoción; salimos y pronto llegamos a nuestro avión. Los motores estaban a punto, e inmediatamente subimos a el. La atmósfera estaba cargada de un cierto aire de urgencia. Una vez se cerró la puerta del avión, éste fue inmediatamente elevado por aquella fuerza invisible hasta alcanzar los 2.700 pies de altitud. Dos de sus naves aéreas iban a nuestro lado, a una cierta distancia, haciéndonos planear a lo largo del camino de retorno. Debo subrayar que el indicador de velocidad no marcaba nada; no obstante, nos estábamos moviendo muy rápidamente.

Hora-: Recibimos el siguiente mensaje por radio:”Ahora os dejamos, Almirante; vuestros controles funcionan libremente. ¡Auf Wiedersehen! (Hasta la vista).Observamos por un instante los “Flugelrads”, hasta que desaparecieron en el cielo azul pálido. El avión, de repente, quedó como capturado por una corriente descensional. Inmediatamente, retomamos el control. Durante un rato, no habló nadie; cada uno de nosotros estaba inmerso en sus pensamientos.

Hora-: Sobrevolamos de nuevo extensiones de hielo y nieve, estando a unos 27 minutos del campamento base. Enviamos un mensaje por radio; el campamento base nos responde. Informamos de las condiciones normales. Desde el campamento nos expresan su alivio por haber de nuevo establecido contacto.

Hora-: Aterrizamos suavemente en el campamento base. Tengo una misión que cumplir…

FIN DE LAS ANOTACIONES

11 de Marzo de 1947

Solamente he tenido un encuentro con el Estado Mayor del Pentágono. He informado totalmente sobre mi descubrimiento y sobre el mensaje del Maestro. Todo ha sido rigurosamente registrado. El Presidente ha sido puesto al corriente. Me retienen durante varias horas (6 horas 39 minutos, para ser exactos). Soy minuciosamente interrogado por el “Top Security Forces” y por un equipo médico. ¡Es angustioso! Soy puesto bajo estrecho control de los medios de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América. Se me ordena CALLAR sobre todo lo que sé, ¡Por el bien de la humanidad!, me dicen, ¡INCREÍBLE! Se me recuerda que soy militar y que, por tanto, debo obedecer las órdenes.

ÚLTIMA ANOTACIÓN

.

30 de Diciembre de 1956

Estos últimos años transcurridos, desde 1947 hasta hoy, no han sido buenos. He aquí, así pues, mi última anotación en este diario singular. Concluyendo, debo afirmar que, por obediencia debida, he mantenido en secreto este tema, tal como se me ordenó durante todos estos años. He hecho todo esto en contra de mis principios de integridad moral. Ahora siento que se acerca la gran noche, y este secreto no morirá conmigo, sino que, como cualquier otra verdad triunfará. ¡ESTA ES LA ÚNICA ESPERANZA PARA EL GÉNERO HUMANO!

He visto la verdad, y ésta ha revigorizado mi espíritu dándome la libertad. He hecho mi deber frente al monstruoso complejo industrial militar. Ahora, la larga noche empieza a aproximarse, pero habrá un epílogo. Como la larga noche del antártico termina. Así el Sol brillante de la Verdad surgirá de nuevo, y los que pertenecen a las tinieblas perecerán con Su Luz….

Porque yo he visto “aquella Tierra más allá del Polo, aquel Centro del Gran Desconocido”.

Imagen11
EL ALMIRANTE BYRD MIENTRAS BAJA DE SU AVIÓN EN UNO DE LOS MUCHOS VUELOS DE LA SEGUNDA EXPEDICIÓN AL ANTÁRTICO.

.

.

.

¿ES CIERTO ESTO? ¿REALMENTE PUEDE EXISTIR UN MUNDO DEBAJO DE NUESTROS PIES? ¿ES REAL LA BITÁCORA DEL ALMIRANTE BYRD? MUCHOS ARGUMENTOS QUE DEJAN A CUALQUIER PERSONA REFLEXIONANDO SOBRE SUS CONOCIMIENTOS “BÁSICOS” DEL MUNDO.

.

 .

COMO LO HE HECHO HASTA AHORA, LES DEJO UN VÍDEO EN ESPAÑOL QUE MUESTRA UNOS SOPORTES QUE VALIDAN ESTA SORPRENDENTE TEORÍA.

 .

3 comentarios

  1. algo tan básico como es la ley de la gravitación universal desmiente lo que aparece en la parte EL Mundo del Interior de la Tierra. Aquí pongo la ley de la gravitación universal: La atracción gravitacional entre dos cuerpos es directamente proporcional a la masa e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: